Noticias

Inicio » Noticias » “DOLOR DE CABEZA…BANDAZOS LEGISLATIVOS”, POR JOSE Mª CORUJO
04 de septiembre de 2018

“DOLOR DE CABEZA…BANDAZOS LEGISLATIVOS”, POR JOSE Mª CORUJO

“DOLOR DE CABEZA…BANDAZOS LEGISLATIVOS”, POR JOSE Mª CORUJO José María Corujo es Graduado Social y ex vicepresidente del Consejo General  y expresidente del Colegio de Pontevedra.  

Falsos autónomos, autónomos reales, …, ilegalidad, competencia desleal, … Tema en plena cresta de la controversia. ¿Realmente alguien cree que este fenómeno es nuevo?, ¿alguien entiende que el acelerador de los “falsos autónomos” ha sido la tarifa plana en las cotizaciones?, …

 

El pasado día 12 hacia algunas reflexiones sobre el Plan Director por un Trabajo Digno 2018-2019-2020, Plan que, entre otras cuestiones, de forma genérica aborda “las actuaciones contra los falsos autónomos”. Actuaciones que, dentro de los escasos medios, humanos fundamentalmente, de que dispone la Inspección de Trabajo y S.S., siempre han estado presentes en su actuación.

 

En este momento la discusión, el “tema” en este punto, ya se está centrando y encaminando hacia la eliminación, disminución, recorte de situaciones, …, de una figura creada para incentivar, temporalmente, el autoempleo como autónomo. Desde la Administracion, de Trabajo fundamentalmente, e incluso desde algunas organizaciones de autónomos, se están dejando estos “mensajes”, de los que me preocupa realmente el que se ponga como aparente “solución” al fraude en el trabajo la eliminación o modificación (a menos en su aporte de ayuda al que empieza). Sigo refiriéndome a la actualmente denostada “tarifa plana”

 

Un matiz previo. El fraude siempre ha existido y su “cultura de” está ahí. Eliminarlo, de inicio disminuyéndolo, sólo se puede hacer de dos formas.

 

La primera y básica estableciendo una cultura de ciudadanía responsable en la que todos seamos iguales para recibir y también para contribuir. Y esta cultura no se debe limitar a unas meras lecciones “de ser buenos y responsables” en el cole; la sociedad genera continuamente esa cultura defraudatoria visibilizada en los medios de comunicación a diario y en la que aparecen como actores los más diversos sujetos, hasta políticos. Esta visibilización y su castigo tienen que verse reales para que puedan generar un efecto coercitivo y ahí, en nuestra sociedad actual, está uno de los principales problemas, el que se trasmita y se vea una cierta impunidad en muchos casos, con lo que … “tonto el último”.

 

La segunda fórmula de combatir el fraude es la clásica y más efectiva, la vigilancia, la Inspección de Trabajo. En este caso, como en situaciones muy parecidas en otros tiempos, el grave problema es la escasez de medios, sobre todo humanos, que tiene la Inspección de Trabajo.

 

Son las dos fórmulas que existen, ni mágicas ni complejas. Sólo falta voluntad.

 

Pues bien ahora, surge el problema de ciertos comportamientos irregulares a mayores y bajo el paraguas de la figura del TRADE, autónomo dependiente. Esta figura está perfectamente identificada y delimitada en el Estatuto del Trabajador Autónomo, así como en las matizaciones que tanto la jurisprudencia como en el día a dia de las actuaciones inspectoras se han ido estableciendo.

 

Sin embargo el planteamiento que ahora está “de mode” es que como en algunos casos se está haciendo un uso fraudulento de la medida (“tarifa plana”) la solución más fácil, es eliminar la formula. Es decir, y como ya indique en otras ocasiones, para el legislador le resulta más fácil o práctico “si duele la cabeza, lo más fácil es cortarla, automáticamente deja de doler”.

 

Y no es la primera vez que se da esta situación. Recordemos la fórmula del “pago único”, según la cual, el desempleado podía utilizar el acumulado de su prestación de desempleo a fin de disponer de ella para la inversión que pudiera necesitar en su actividad autónoma o, incluso como actualmente, poder dedicar aquella cuantía al pago de sus cuotas de autómos.

 

¿Qué pasó?. Se dio una situación similar a la de la tarifa plan, el uso fraudulento, en contadas ocasiones, de aquella medida, con lo que se aplicó la misma “fórmula mágica”, que, nuevamente, ahora se pretende de forma tan burda, con la cual algunos creen resolver los problemas de éste país. Tengo un problema, tengo un dolor de cabeza, corto por la sano, y resuelto. Por suerte, pasado un largo tiempo, alguien volvió a entender que era una fórmula muy buena de resolver dos problemas, desempleo y creación de puestos de trabajo, y se recuperó aquella vieja fórmula del “pago único”. Esperemos que en este caso no ocurra lo mismo y evitarnos ir a la “repesca” de la medida dentro de unos años.

 

Insisto, el problema tiene dos soluciones, educación e inspección. No vayamos a lo fácil.


Artículo publicado en la Asesoría del Diario (sección economía) el 02.09.2018


ACCESO COLEGIADOS

Usuario:


Clave: